"Breve crónica del encuentro..."

I Congreso Internacional de Periodistas ‘Pro Papa Francisco’

"El reducido número de asistentes y la extremada austeridad del sitio elegido (la iglesia de San Antón en Madrid) lo redujo a 'Encuentro'...".

(Jose Luis Sainz y Marga, 3 de Diciembre de 2017 - MOCEOP)

La semana del 20 al 24 de noviembre de este año en curso 2017, convocado por Religión Digital, se celebró este encuentro “curioso” de Periodistas “pro” Papa Francisco. MOCEOP estuvo presente el día 23. Nos apetecía saber del tema presentado en la Iglesia de San Antón, del Padre Angel, (mensajeros de la Paz), en el corazón de Madrid, abierta 24 horas, y donde los “sin techo”, indigentes transeúntes o tú mismo, pueden con sus mascotas y enseres incluídos, hacer un relax y descanso, charlar, ducharse y, atendidos por voluntarios, tomar un refrigerio y seguir luego su camino.

Ese día 23, Antonio Spadaro, sacerdote Jesuita italiano, un hombre del círculo cercano al Papa, hizo a los presentes una semblanza del Papado de Francisco y de cosas que ocurren en la Iglesia que él trata de pastorear, con ese estilo nada dogmático que contrasta con el de otros antecesores suyos.

Qué significa Periodistas“pro” Francisco? Acaso el Papa necesita ser defendido por los “mass media”? Pues parece ser que no. Otra cosa es que los Periodistas hayan visto la necesidad de cambiar en sus maneras de informar sobre lo novedoso de este Papado, y hacerlo con profesionalidad, rigor, honestidad y transparencia, evitando toda instrumentalización ideológica y favoreciendo siempre la verdad. Con ello realizan esa función propia de servicio a la Comunidad y sobre todo a los más desfavorecidos o menos preparados. Francisco nunca ha buscado defensa. No lo necesita. El sabe que la verdad se impone sola. Pero para ello, se sigue un proceso donde no falta el conflicto. El suyo es un Pontificado de signos. Los frutos vendrán con el tiempo. Hace falta paciencia, dice. Francisco no para las discusiones, las provoca, las abre; “todo esto hace falta a la Iglesia para crecer”.

Entonces, es conservador? Es liberal? Estas categorías con Francisco no funcionan. Ser pro Francisco sería estar atentos a lo que el Espíritu sopla hoy para la Iglesia. Estar con Francisco es “remar con el Papa”, ha dicho. Otros reman en contra; ante lo cual Francisco está tranquilo. No le preocupa. Está sereno. Y eso significa que las cosas van bien (“ladran, luego cabalgamos”). Sólo una vez ví a Francisco turbado (dice Spadaro),….. cuando todo parecía tranquilo.La tranquilidad no es buena para la Iglesia. Pero sí pide honestidad ante las disensiones. El quiere que haya debate en la Iglesia.

El Papado de Francisco es un Papado del Concilio Vaticano II: quiere dialogar con la Historia y con el Mundo. Y en el entretanto, la Iglesia debe ser un “Hospital de Campaña” al servicio de ese mundo que sufre. No le preocupa que se digan cosas de Francisco, pero sí que lo que se diga sea falso o manipulado. Francisco tiene un pensamiento abierto, no dogmático. No es ideólogo. Quien oye al Papa oye también lo que ocurre en la Historia, en el Mundo. No dice cosas que cierren los asuntos y problemas, como si fuera la última palabra. Cuando viaja por el mundo, el viaje lo hace sobre el viaje (aunque lleve hechos algunos discursos). Así ha ocurrido con su reciente viaje a Myanmar y Bangladesh, y su encuentro con un grupo de Rohingyas. Francisco no dice quien es “bueno” y quien es “malo”, quien está en la verdad y quien en el error. El habla de lo que se puede hacer en diferentes situaciones. Pretende sobre todo acompañar a la humanidad de hoy. Y eso crea tensiones dentro de la Iglesia. El Espíritu no es la Institución……. Por eso, levantar banderas a favor de Francisco no le gusta.

Entender que él guía a la Iglesia es entender a la vez, que acompaña al mundo. La Paz no era su objetivo en el viaje a Colombia, sino una condición para encarrilarse las cosas hacia un mayor desarrollo social y una mayor justicia en esa sociedad muy querida.

No necesita defensa el Papa. Necesita que se le acompañe. Y tener esperanza, porque en la andadura llegarán las respuestas. Francisco no es revolucionario. Hay que tener paciencia. El conflicto forma parte de la vida humana. Y lo sabe. A la pregunta que se le ha hecho, de si ha venido a reformar la Iglesia o transformarla, contesta No!! “Sólo quiero poner a Cristo y el Evangelio en el centro de la Iglesia. El hará las reformas” .

Más o menos, así terminaba la Ponencia de A. Spadaro: Francisco concibe una Iglesia de hoy menos doctrinaria y más necesitada de sentirse servidora. La Iglesia no está para condenar a nadie, sino para acoger, perdonar, suscitar esperanza y tener compasión con quienes tienen problemas en su vida. Al estilo de Jesús. Nada nuevo. Y todo nuevo.

Después de un interesante coloquio entre los Periodistas presentes y el Ponente, dejamos la Iglesia del Padre Angel,(casi un tercio de ella ocupada por personas transeúntes que tomaban café, dormitaban o descansaban,…), esperanzados por ver que en no pocas partes del mundo existen profesionales de la información dispuestos a “remar con el Papa Francisco” en aras de otra Iglesia posible. A ellos nos unimos desde el MOCEOP.

Declaración final del I Encuentro Internacional Pro Papa Francisco.

Un grupo de periodistas y comunicadores de distintos lugares del mundo, reunidos con ocasión del I Congreso Internacional de Periodistas Pro Papa Francisco, interpelados por el proceso de reformas emprendido por Bergoglio y las reacciones que ha suscitado, desde nuestra vocación por la información religiosa rigurosa y de calidad, declaramos lo siguiente:

1.- La religión y la espiritualidad son dimensiones esenciales del ser humano. Compartimos la frustración del Papa Francisco, cuando afirma en su encíclica Laudato Si, “ya hemos tenido mucho tiempo de degradación moral, burlándonos de la ética, de la bondad, de la fe, de la honestidad, y llegó la hora de advertir que esa alegre superficialidad nos ha servido de poco”.

2.- “Amar la verdad, vivir con profesionalidad y respetar la dignidad humana” son, como sostiene el Papa, claves para nuestro trabajo. Este es nuestro objetivo: evitar la instrumentalización ideológica y política de la información, para que ésta sea ofrecida a la opinión pública de forma rigurosa, frente a fenómenos como las ‘fake news‘. Este compromiso exige más que nunca honestidad, transparencia, búsqueda de la verdad, rigor e imparcialidad.

3.- Inspirados por el protagonismo que Francisco quiere dar a las víctimas de la cultura del descarte, y conscientes de que existe un pueblo que sufre, nos comprometemos a ofrecer voz, a través de nuestras informaciones, a los más empobrecidos, e incluir la búsqueda de la igualdad, la justicia, la solidaridad, la libertad, la paz y el cuidado de nuestra casa común en nuestro trabajo periodístico, desde la denuncia y la propuesta.

4.- Todo esto requiere el esfuerzo de incluir, por nuestra parte, lo que a veces no encontramos en muchas informaciones:

-Reconocemos que la misericordia, colocada por el Papa en el centro de su ministerio, es también un elemento esencial a la hora de informar sobre la vida de la Iglesia.

-En su reciente mensaje para la Jornada de las Comunicaciones Sociales, el Papa invita “a todos a ofrecer a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo narraciones marcadas por la lógica de la «buena noticia»”.

5.- Como periodistas, queremos promover una cultura del encuentro, a través de la escucha y el diálogo, desde nuestra independencia profesional y personal. Por ello, nos empeñaremos en aprovechar las sinergias de nuestros medios, compartir información y ayudar a hacerla circular entre nuestros contactos y nuestras redes, para que fructifique.

En Madrid, a 23 de noviembre de 2017

A modo de POST DATA...



Homenaje a Tarancón

Al mismo tiempo del Congreso Internacional de Periodistas, durante la semana y también en San Antón, se hacía un homenaje al Cardenal Tarancón. Un personaje que se ganó un gran prestigio en la Iglesia y desempeñó un papel relevante en la vida política, social y religiosa del momento histórico que vivía nuestro país en los inicios de la Transición.

Vaya hacia él también nuestro agradecimiento como Movimiento (MOCEOP) por la comprensión que manifestó en el tema de la Opcionalidad del Celibato como problema de la Iglesia. Nos recibió en su casa para reflexionar y charlar con él sobre la trascendencia que tomaba en aquellos momentos. “Es el actual Papa el que no va a poner encima de la mesa este asunto, nos dijo D. Vicente. Otros lo vemos de manera distinta”. Tarancón tampoco tenía miedo. Hizo un gran servicio a la Iglesia y a la Sociedad de entonces. Le estamos muy agradecidos