ROSA GARCÍA

El 1 de Abril de 2014 nos dejaba nuestra amiga Rosa.


Alegre, vital, solidaria, siempre disponible y servicial, madre y amiga nutritiva, cariñosa y luchadora a mas no poder contra las distintas adversidades con las que se encontró en la vida.

"Se nos ha ido Rosa, nuestra Rosa, precisamente al comienzo de la primavera y en la flor de la vida.

Cuando salen las rosas, ella se oculta. ¡Qué lástima, qué pena!

Pero qué suerte haber disfrutado tantos años de su belleza y perfume". (Andrés Muñoz)




"¡QUERIDA ROSA, VIVA PARA SIEMPRE!"

Juani Palacios


Querida Rosa:

¡Te has ido y nos parece mentira!

Tenemos la impresión de que en cualquier momento nos vas a llamar... y es que te has quedado en muchas cosas: en las flores que tanto te gustaban, en las cerezas que te llevaba cada año, en el tallo de parra que me diste y que ya está muy frondosa y con uvas sin semillas, en las recetas con las que nos obsequiabas... ¿recuerdas?... en los abrazos que nos diste en el último y gozoso encuentro!!!

José Luis y yo estábamos preparados para ir a cuidarte, dando vacación a Rosa Miriam, como nos habías pedido... pero no pudiste esperar.

Quiero contarte como fue todo el día de tu despedida. Jero dijo al terminar: «Tengo la sensación de que mañana se lo vay a contar a Rosa».

Ahora yo te lo cuento:

Pues mira, nos juntamos todos tus familiares y amigos, muchos, muchisimos, la iglesia estaba a rebosar.

Vinieron de Valencia, de Madrid, de Murcia... y ¡hasta de Londres!

Hubo un clima de oración y de acción de gracias como jamás había visto con tantísima gente!

Recordamos todas las cosas bonitas que habíamos vivido contigo y hubo muchas caricias, muchos abrazos y besos. La fiesta en Santo Domingo fue increíble.

Fue como a ti te gustaba: celebrar la vida, tu vida, que gran parte de ella habías compartido con nosotros y que por eso fue tan fácil recordarla... Sobre todo tu Andrés, y tus hijos Rosa Miriam y Andrés, que fueron increibles, fuertes, emotivos hasta el punto de que nos hicieron llorar, pero no de tristeza sino de gozo... y hubo canciones, muchas canciones. Vinieron Anto y Domingo y nos animó a cartar las canciones que tánto te gustaban: Gracias a la vida!, Contigo a mi lado, Porque te busco a ti lo tengo todo...y hasta, ¿cómo no? te hizo él un canon que fuimos repitiendo todos.

No creas que se me olvida: ¡te llevaste las cartas de tu Andrés sin leerme, ni siquiera, una página!...

Te estoy contando esto y resulta que lo viste, lo viviste con tánta felicidad como nosotros.

Querida Rosa, viva para siempre en nosotros.

Tu amiga, no, tu hermana: Juani





¡¡¡ROSA!!!

Andrés Muñoz


Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va.

Qué no se morirá cuando se va una esposa, una madre, una hermana.

Se nos ha ido Rosa, nuestra Rosa, precisamente al comienzo de la primavera.

Cuando salen las rosas, ella se oculta. ¡Qué lástima, qué pena!


Pero qué suerte haber disfrutado tantos años de su belleza y perfume.

Rosa tenía la hermosura de la sonrisa, del encanto, la jovialidad.

Exhalaba perfume de solidaridad, empuje, disponibilidad.

Esta frescura era pública, estaba a la vista, pero de cerca, al interior, en el hogar seguro que desplegaba más matices de colores y fragancias, ¿verdad Andrés esposo, hija Rosamirian e hijo Andrés?


Se ha secado vuestra, nuestra Rosa; las malas hierbas la han rodeada y ahogado, no pudo arrancarlas, ella, que tantas malas hierbas había ayudado a quitar del campo de la vida con una inyección, una pastilla, una cura, una palabra de aliento y esperanza.

¡Cuánta muerte se nos mete en casa últimamente en forma de pobreza, paro, desahucio, violencia, soledad, desamparo y desesperanza!

¿Quién le da permiso para entrar, quién le abre la puerta?


Un pañuelo de silencio a la hora de partir.

Pero hay palabras que curan y que debemos decir:

-restauraremos la vida cuanto podamos, curando y aliviando el sufrimiento, como lo hacíaJesús de Nazaret, sanador y terapeuta, y tú misma con el instrumental de la fe y la profesionalidad.

-limpiaremos también todo lo vivo de las malditas malas hierbas que ahogan y secan la dignidad

-plantaremos muchas rosas de belleza, ternura y abrazos

-haremos primaveras vitales, globales para perpetuar el «hoy hace un día precioso».

Se nos ha secado la Rosa, pero no se nos ha perdido. Por eso la tendremos siempre presente en el jarrón personal y familiar del corazón.


Hoy, Rosa ha escanciado su hermosura,

Su aroma de alegría nos rodea.

¡Que su cordial recuerdo, siempre sea,

abrazo, esperanza y ternura!






  
  
  
  




2017 Copyright Moceop - Tiempo de Hablar . Derechos Reservados