CONTEMPLAR

 
 

 

 

MISSATGE FINAL DEL
«II FORUM DE CRISTIANS A VALENCIA»

 

Els més de sis-cents participants al 11 Fórum «Cristianisme i món d'avuí», que enguany ens hem apllegar sota el lema «L'Església Valenciana i I'opció pels pobres», després de tot el que hem escoltat, compartit i celebrat aquestos dies, volem expressar públicament a nos altres mateixos, al poble valenciá i a I'Esglési a en ell inserida la nostra ferma convicció que: Colze a colze amb les persones de bona voluntat és possible construir entre tots un món més solidari i humá, on I'opció prioritária siga L'alliverament deis pobres i oprimits de tota classe. lgualment a la llum i amb la forra de Jesús, proclamem que es pot i es deu caminar vers una Església valenciana que faca seues les angúnies i esperances deis pobres i des qui més pateixen.

Malgrat que el País Valenciá puga ser inclós entre els paisos desenvolupats, encara compta amb moltes bosses de pobresa i de marginació, com han posat de relleu eis disset seminarís. Denunciem, doncs, la seua existéncia, no com a fruit de I'atzar sinó d'un sistema económic que enriqueix uns pocs mentre empobreix a molts. Aleshores, si al País Valenciá no sois hi ha pobresa sinó gent empobrida, caldrá plantejar-nos molt seriosament ('origen de la nostra abundáncia i comprometre'ns en lanos promoció socio-política d'aquelles estructures económiques i culturais que facen viable el seu just repartiment. Al mateix temps haurem de convertir-nos a la cultura de l'austeritat, per tal d anivellar la societat.

Igualment si aprofundim en l'exemple de les primeres comunitats cristianes -paradigma de tota auténtica renovació eclesial- una comunitat cristiana que vulga ésser fidel a la causa de Jesús i tenir un futur evangélic, s'haurá d'aproximar, a imitació del Bon Samaritá, a tots aquells que la societat deixa caure en la cuneta del camí de la vida. Agó demana que en tota planificació pastoral es privilegien aquelis programes que fan referencia a la gent privada, no sois deis mínims vitals duna subsisténcia material, sinó duna vida personal i familiar de qualitat.

Donem grácies a Déu perqué, com hem pogut comprovar també, a casa nostra, i seguint una secular tradició, ni ha valuoses experiencies d'atenció als marginats. Tanmateix, hem de reconéixer que, sobretot a nivell parroquial, els problemes socials encara s'ignoren o s'afronten únicament des d'una vessant assistencial, sense donar als pobres el protagonisme que els correspon en el seu mateix alliberament, ni denunciar la relació causal que nuga I'opuléncia d'uns i la miséria deis altres. Es trist comprovar com encara membres de les comunitats cristianes malinterpreten les noves orientacions que redefineixen la práctica de la virtut de la caritat. En el fons, les preocupacions i ocupacions intraeclesials superen les de la construcció del Regne de Déu. Pero aixó, com Exglésia que som, gosem preguntar-nos:

¿Estem eficagment convenguts que la nostra incidéncia social hauria de tenír com a primer objectiu la defensa deis más pobres i no la deis interessos eclesials, o encara pitjor, eclesiástics, pero molt legítims que siguen? ¿Amb qui está la nostra Església quan es rodeja deis importants d'aquest món per dur a terme projectes molt lloables, peró que poden induir-la al secular antitestimoniatge d'aparéixer ¡ligada als rics i poderosos?

Som conscients d'estar proposant una utopia que, dins el sistema neoconservador i consumista que ens envolta, no resulta gens gratific cant intentar realitzar-la. No podem, peró, deixar de procalmar-la. Tot reconeixent, doncs, les nostres infidelitats i contradiccions on sovint caiem, afirmem que si volem ésser coherents amb el que hi hem anunciat i denunciat, les propostes d'actuació, proclamades en I'assemble general, haurien de donar forma als plans personals d'actuació i els deis grups, comunitats i moviments ací presents. Tant de bo puguem constatar I'any que ve, que tots hem avangat en formació i actuació social.

Alimentats per la Paraula i I'Eucaristia, atents als signes del nostre temps, colloquem, tots aquests sincers desitjos i compromisos ais peus d'aquella a la que els valencians encertadament invoquem com a Mare deis desemparats i que Sabem que s'alegra en veure que els poderosos són derrocats del soli, i eis humus exalcats, els famolencs omplits de béns i els rics despatxats amb les mans buitdes. Guiats per ella, també nosaltres ens alegrem i proclamen una vegada més la universalitat de 1'amor del Pare, amor que mai no será una bona noticia, i salvació per a tots mentre no comprenguem que els pobres són els preferits de I'Evangeli i proclamats benaurats, no pel fet de ser-ho sinó perqué grácies a la vinguda del Regne de Déu deixaran de ser-ho.

Valéncia, ler d'abril de 1990

 

 

(Traducción del valenciano por Chimo Adeli)

La oración al Padre de todos o atraviesa el «espesor de lo real», como dice Urbina, o no vale. Es existencial. En ese hondón quieren que entremos los que participaron -entre ellos el MOCEOP de Valencia- en el «II Fórum de Cristianisme món d'avui».

Los más de seiscientos participantes en el II Fórum «Cristianisme i món d'avui», reunidos este año con el lema «L'Església valenciana i l'opció pels pobres», tras lo que hemos escuchado, compartido y celebrado estos días queremos expresar públicamente a nosotros mismos, al pueblo valenciano y a la iglesia inserta en él nuestra firma convicción de que:

Codo a codo con las personas de buena voluntad es posible construir entre todos un mundo mas solidario y humano en el que la opción prioritaria sea la liberación de los pobres y oprimidos de toda clase. Igualmente, a la luz y con la fuerza de Jesús, proclamamos que se puede y se debe caminar hacia una iglesia valenciana que haga suyas las angustias y esperanzas de los pobres y de quienes más padecen.

A pesar de que el País Valenciá pueda incluirse entre los países desarrollados, cuenta todavía con muchas bolsas de pobreza y marginación, como han puesto de relieve los diecisiete seminarios. Denunciamos, pues, su existencia no como fruto del azar sino de un sistema económico que enriquece a unos pocos mientras empobrece a muchos. Por tanto, si en el seno del País Valenciá no sólo hay pobreza sino también gente empobrecida, tendremos que plantear muy seriamente el origen de nuestra abundancia y comprometernos en la promoción socio-política de las estructuras económicas y culturales que hagan viable un reparto justo. Al mismo tiempo tendremos que convertirnos a una cultura de la austeridad, a fin de nivelar la sociedad.

 

Igualmente, si profundizamos en el ejemplo de las primeras comunidades cristianas -paradigma de toda auténtica renovación eclesial-, una comunidad cristiana que pretenda ser fiel a la causa de Jesús y gozar de un futuro evangélico, tendrá que aproximarse, a imitación del «buen samaritano», a todos aquellos que la sociedad deja caer en la cuneta del camino de la vida. Ello exige que en toda planificación pastoral se privilegien aquellos programas que hacen referencia a la gente privada de mínimos vitales de subsistencia material, así como de una vida personal y familiar de calidad.

Damos gracias a Dios porque-como hemos podido comprobar- en nuestra casa, y siguiendo una tradición secular, existen experiencias muy valiosas de atención a los marginados. Sin embargo, reconocemos que, sobre todo a nivel parroquial, todavía se ignoran los problemas sociales o se afrontan únicamente desde una vertiente asistencial, sin dar a los pobres el protagonismo que les corresponde en su propia liberación, sin denunciar tampoco la relación causal que liga la opulencia de unos y la miseria de otros. Es triste comprobar que todavía hay miembros de las comunidades cristianas que interpretan mal las nuevas orientaciones que redefinen la práctica de la virtud de la caridad. En el fondo, las preocupaciones y las tareas intraeclesiales superan a las que llevan a la construcción del Reino de Dios. Por ello, como Iglesia que somos, nos atrevemos a preguntarnos:

¿Estamos eficazmente convencidos de que nuestra incidencia social debe tener como principal objetivo la defensa de los más pobres y no la de los intereses eclesiales, o todavía peor, eclesiásticos, por muy legítimos que sean? ¿Con quién está nuestra Iglesia cuando se rodea de los importantes de este mundo para llevar a término proyectos muy loables sí, pero que puede inducirla al secular antitestimonio de aparecer atada a los ricos y poderosos?

Somos conscientes de estar proponiendo una utopía que, en el marco del sistema neoconservador y consumista que nos rodea, resulta bien poco gratificante intentar realizarla. Sin embargo, no podemos renunciar a proclamarla. A pesar, pues, de reconocer las infidelidades y contradicciones en que frecuentemente caemos, afirmamos que si queremos ser coherentes con cuanto hemos anunciado y denunciado, las propuestas de actuación proclamadas en la asamblea general deben conformar los planes de actuación personal y de los grupos, comunidades y movimientos aquí presentes. Ojala podamos constatar el año próximo que todos hemos avanzado en el campo de la formación y la actuación social.

Alimentados por la Palabra y la Eucaristía, atentos a los signos de nuestro tiempo, colocamos todos estos sinceros deseos y compromisos a los pies de aquella a quien los valencianos acertadamente invocamos como Madre de los Desamparados y que sabemos que se alegra cuando ve que los poderosos son derrocados de sus solios y los humildes exaltados; los hambrientos llenos de bienes y los ricos despachados con las manos vacías. Guiados por ella, también nosotros nos alegramos y proclamamos una vez más la universalidad del amor del Padre, amor que nunca será buena noticia y salvación para todos mientras no comprendamos que los pobres son los preferidos del Evangelio y proclamados «bienaventurados», no por el hecho de ser pobres sino porque, gracias a la venida del Reino de Dios, dejarán de serlo.

Valencia, 1 de abril de 1990.