¿DE CELIBATO O DE OPRESIÓN?


TESTIMONIO-DENUNCIA

publicado en «Proceso», 12-3-90

 

Oaxaca. Oax.- «...Que empiecen a arrojarnos piedras quienes estén limpios de pecado», dice Bartolomé Carrasco, arzobispo de Oaxaca, donde los sacerdotes (el 75 por ciento) han violado el voto de castidad.

«A mis 71 años ya resulta difícil andar en estos trotes», se disculpa.

Hoy estalla un conflicto que se inició a principios de 1988, cuando Carrasco pidió a la Santa Sede que le enviara un auxiliar para ayudarle a lograr que sus clérigos guardaran el voto de castidad. Sin embargo, el enviado, el coadjutor Héctor González, fue más allá y asumió el mando pleno de la arquidiócesis, hostigó a los seguidores de don Bartolomé y, en vez de hacer guardar la disciplina, ocasionó que el conflicto se hiciera público.

Para pedirle el cese del hostigamiento, una comisión de sacerdotes oaxaqueños viajó a la Delegación Apostólica, en la ciudad de México, el pasado 22 de enero, para invitar al delegado, Jerónimo Prigione, a que viniera a dialogar.

-De manera que vienen en representación de esa arquidiócesis corrupta -cuentan que los recibió secamente Prigione.

Integraban la comisión Ignacio Cervantes Montes, provicario general; Alberto Pacheco, vicario de pastoral; Manuel Arias, presidente de la comisión de pastoral juvenil; Juan Loera Pinedo, párroco de Teotitlán del Camino; Héctor Sainz González, profesor del seminario

de Tehuacán, y Sergio Herrera, coordinador del consejo presbiteral.

Finalmente, el delegado vino a Oaxaca el pasado miércoles 7.

-¿A qué obedece su visita, monseñor? -se le preguntó al bajar del avión.

-Vengo a reunirme con los sacerdotes de la arquidiócesis.

-¿Con qué propósito?

-Asuntos internos.

-Monseñor, se sabe que existen graves conflictos en el clero de Oaxaca y...

-En todas las diócesis hay ese tipo de problemas. Y yo no creo que sean graves.

-¿Existe el riesgo de escisión?

-No. Aquí la Iglesia está muy unida. Se superarán sus diferencias.

La reunión se efectuó a puerta cerrada, ese mismo día, en la Casa de Formación de las Hermanas Catequistas de San Juan Bautista. Desde el estrado, Prigione escuchó las peticiones de los 180 sacerdotes de Oaxaca ahí reunidos. Eran tres, en concreto:

En primer lugar, exigieron el cese del hostigamiento a la línea de la opción preferencia) por los pobres. En segundo, que el seminario regional de Etla -cuya línea de enseñanza fue cambiada por el nuevo coadjutor- volviera a ser el de antes. Y, finalmente, la restitución de su autoridad a Bartolomé Carrasco. Decidieron posponer el tema del celibato.

Mientras se efectuaba la reunión en pleno, muchas de las 125 parroquias de

-33

la arquidiócesis fueron tomadas por laicos, en apoyo de sus sacerdotes. Realizaron protestas que, eufemísticamente llamaron «jornadas de oración».

Una peregrinación de cerca de 200 laicos tomó, desde las 10 de la mañana la Catedral de la ciudad de Oaxaca. Cubrió de pancartas los altares y permaneció en oración hasta que concluyó la junta, entre repiques de campanas.

«Muy su gusto si nuestros sacerdotes quieren tener su mujer. Eso a nosotros ni nos va ni nos viene. Lo único que pedimos es que no se tome como pretexto para aplacar nuestra línea pastoral», afirmó Abdón Rubio, organizador del mitin religioso en Catedral.

Una carta de solidaridad del obispo de Tehuantepee, Arturo Lona circuló entre los manifestantes. Decía:

«Hemos comprobado que en realidad se está tratando de destruir el proyecto pastoral que, a lo largo de varios años y con el concurso de todos los niveles de esta Iglesia de Oaxaca, se ha venido consolidando, y que para ello se ha tomado como pretexto el restablecimiento de la disciplina del clero.

Mientras tanto, en su reunión con los sacerdotes, Prigione escuchaba a los representantes, 14 de los cuales pidieron se le restituyera la autoridad a Bartolomé Carrasco. El delegado considera «absurda» la propuesta, ya que, «pese quien le pese», al coadjutor Héctor González se le dieron «facultades especiales desde Roma», por lo que, sólo, tendrá la «última palabra» en las resoluciones de la arquidiócesis.

-¿Está contemplado en el Derecho Canónico el que un coadjutor tenga última palabra? -preguntó alguien.

-Ayer hablé a la Congregación de Obispos, en el Vaticano, y me dijeron que sí -respondió el delegado.

-Fue una reunión tensa. Rígido se mostró siempre Prigione, quien -en tres ocasiones y sin venir al casoinstó a los religiosos a no violar más el celibato.

-Y los amenazó con el posible cierre del Seminario Regional del Sureste (Seresure), situado en Teheacán, Puebla, en el que confluyen los seminaristas de la región Pacífico Sur. Les adelantó que dos visitadores apostólicos fueron a inspeccionarlo en enero pasado y descubrieron «cosas muy graves».

Al concluir la reunión, todos se sentaron a comer. Prigione, flanqueado por Héctor González y Bartolomé Carrasco -callados casi siempre-, presidió la comida, bajo un cuadro de la última cena. Después, se encaminó a la capilla para oficiar una misa para los sacerdotes. Con franco desdén, sólo alrededor de 60 asistieron a la homilía, los demás se regresaron a sus comunidades.

«No daremos marcha atrás. Seguiremos con nuestra postura, así nos enfrentemos a la diplomacia vaticana. Estamos hartos de que se nos reprima. Oaxaca es el punto neurálgico de la región pastoral del Pacífico Sur; al descabezar su arquidiócesis, caerán también las diócesis de Tehuantepee y San Cristóbal de las Casas. Pero no lo permitiremos, afirma Fernando Mendoza, párroco de Santos Reyes Nopala y uno de los principales dirigentes de los sacerdotes inconformes.

«Y ya que se nos quiere atacar por el lado del celibato», agrega abiertamente que éste «no se implantó por ley divina, sino por ley de los hombres. Por lo tanto, puede suprimirse. En los personal, me declaro a favor del celibato opcional: quien quiera llevarlo que lo lleve». Reconoce que es el aislamiento en el que viven muchos sacerdotes de la sierra lo que los orilla a buscarse mujer. «Se tiene, además, la presión social de los indígenas, quienes no comprenden por qué un hombre opta por vivir célibe».

Lo cierto es que desde el 6 de abril de 1988, cuando llegó el nuevo coadjutor, empezaron a darse los cambios en la arquidiócesis. Fiel a su encomienda, Héctor González dijo en su discurso de toma de posesión que estaba aquí para hacer guardar la disciplina a los presbíteros, religiosos y religiosas.

En tanto, a Bartolomé Carrasco se le quitaron todas sus atribuciones: se le quitó injerencia en la disciplina de las religiosas y de los sacerdotes, dada al arzobispo por el Derecho Canónico», dejó de intervenir, quedó al margen en la formación de los seminaristas, también dejó de aprobar la ordenación de los sacerdotes y, lo más importante, se le quitó toda intervención en la línea pastoral.

«Quedó como mera figura decorativa. Sin poder decidir en nada», comenta Juan Ruiz, a cargo de la parroquia de los Príncipes, de la ciudad de Oaxaca.

Con el lema «disciplina, pluralismo y carisma de discernimiento», el nuevo coadjutor se dio a la tarea de hacer una labor de limpia. El 30 de septiembre pasado destituyó a Davir Espinoza, párroco del templo de Cristo Rey, de esta ciudad, porque vivía en concubinato.

También empezó a impulsar el Movimiento de la Renovación Carismática, línea católica más abocada a la piedad individual que al cristianismo comunitario,. más encerrada en las cosas espirituales con un marcado énfasis en la oración. Todo lo contrario de la línea implantada por el arzobispo, inspirada en la doctrina del Concilio Vaticano II y en las conferencias episcopales de Medellín y Puebla.

Empezó a promover retiros espirituales y a enviar laicos a estudiar cursos carismáticos en otras diócesis, principalmente en la de Veracruz. Dicen sus impugnadóres que hasta considera peligrosos los cantos religiosos en los que se mencionan las luchas sociales y la marginación de los indígenas. Cuentan que en la parroquia de Atoyac, durante una visita, calló a las catequistas que entonaban el canto Cuando el pobre crea en el pobre.

Lo que tampoco le perdonan son los cambios que realizó en el seminario regional de Etla, donde removió al personal docente y le cambio su orientación.

En enero pasado puso como rector a Eduardo Godinez y destituyó a Víctor Anguiano. Asimismo, quitó profesores de la llamada línea progresista como Enrique Marroquín, quien impartía la materia «Realidad mexicana» que se suprimió. También cortó todos los nexos que tenía el plantel con el seminario mayor de Tehuacán.

Entrevistado por «Proceso», el nuevo obispo coadjutor que esta efectuando una cacería de partidarios de la opción preferencia¡ por los pobres, asegura que sólo se está limitando a promover el pluralismo en la arquidiócesis.

Sí; todo parece indicar que Héctor González, lejos de disciplinar a los sacerdotes, ha provocado un mayor conflicto en el seno del clero oaxaqueño. Y ha hecho que aflore a la luz pública un problema que el mismo Ernesto Corripio Ahumada, actual cardenal primado de México, se cuidó de ocultar a su paso como arzobispo de Oaxaca, de 1967 a 1976, según cuentan los entrevistados.

Durante los casi dos años que lleva como coadjutor, se ha enfrentado a los ataques de los seguidores de la doctrina del Concilio Vaticano II. En una carta que circula por muchas parroquias de la arquidiócesis -Carta a Héctor-, se le impugna:

«Vemos que te preocupa mucho que algunos de nuestros hermanos sacerdotes no sean célibes. ¡Cómo nos gustaría verte igualmente preocupado por las cosas importantes de la ley! : Nuestros hermanos indígenas, desnutridos y oprimidos; la complicidad de la jerarquía con un gobierno usurpador; los fraudes electorales que pisotean la dignidad humana; la falta de una auténtica evangelización en el pueblo de Dios: el nuevo e injusto salario mínimo que condena a una vida subhumana a millones de trabajadores; los sacerdotes que comercian con los sacramentos...».

«La disciplina, aunque necesaria, no es lo más importante de la vida cristiana. Por otra parte, usarla como carta de presentación nos parece poco respetuoso y estratégico. ¡Qué triste ver en un pastor más al policía vigilante de la ley, que al hermano que camina codo a codo hacia el mismo objetivo.»

Lo cierto es que el celibato es una disposición disciplinaria que se difundió gradualmente en la Iglesia Católica. Y se incorporó a la legislación eclesiástica a partir del siglo IV, en el canon 33 de Elvira y en una ley análoga del Concilio Romano del año 386. Para algunos, es una disposición divina. Para otros, el celibato de los sacerdotes ha sido simplemente introducido por la ley humana.

Bartolomé Carrasco pide comprensión para los sacerdotes de su arquidiócesis que han infringido esa disposición. «Todos tenemos nuestras caídas. Es la fragilidad humana. Y que quede claro que este problema no es exclusivo de Oaxaca, sólo que, por lealtad a mi conciencia y a mi misión, no me he detenido para tratarlo públicamente.

(Enviado con petición
de publicación por
un grupo de sacerdotes
de Méjico.)

 

 

HACIA EL SEGUNDO CONGRESO LATINOAMERICANO

...Julio, parece ya lejano nuestro encuentro en Curitiba... Sin duda fue una reunión en la que vibró el Espíritu. Te diría que fue el mejor de los Encuentros Nacionales a que hemos asistido en Brasil, pero los cuatro (Volta Redonda, 1984 - San Salvador de Bahía, 1986 - Brasilia, 1988 y este de Curitiba) han sido igualmente buenos, entusiastas y bien numerosos. Sin duda el Movimiento en Brasil está bien arraigado y bien organizado; en buena parte se debe al apoyo que le presta la organización civil «Rumos». Precisamente en Brasilia (1988) hubo un poco de polémica porque algunos grupos temían que Rumos absolviese y ahogase al M.P.C., dificultad que no afloró en Curitiba, creo que por el acierto del presidente Lucas Pereira que es un tipo de gran valía y que tuvo el acierto de centrar la reunión en torno a la «Familia como Iglesia Doméstica» y así le dio un carácter religioso-sacerdotal sin darle características clericales y marcando la necesidad del compromiso tal como se manifiesta en las conclusiones. Desde ya te digo, que el próximo encuentro en la ciudad de Belo Horizonte, Estado de Minas Gerais, va a ser más numeroso aún. Nosotros (Clelia, yo, Miguel Ángel y algún otro más de Argentina) estaremos allí sin falta; lo que me tiene indeciso es la decisión de realizar allí el 2.° Congreso Latinoamericano, en 1992, o realizarlo en otro lugar más accesible a todos en 1993. Ya me explicaré... pero antes quiero decirte que es difícil ser profeta en su tierra. Clelia y yo hemos podido dar mucho aliento al Movimiento en Brasil. Nosotros hemos podido

dar impulso a grupos que estaban decaídos como los de Sáo Paulo, Río y Porto Alegre. Tuve una entrevista muy cordial y fraterna con Don Pablo Evaristo Arns, Cardenal Arzobispo de Sáo Paulo, y me animó a que siguiera participando de los Encuentros de Brasil porque según él, estamos realizando una tarea muy valiosa en el Movimiento, que según su criterio es una obra pastoral importante dentro de una organización que cuenta con hombres sacerdotes muy valiosos. Cuando nos fuimos para Sáo Paulo, fuimos a visitar a Don Fernando Legal, Obispo de Sáo Miguel, la diócesis más obrera del suburbio de San Pablo. Fuimos allí porque es la diócesis a que pertenece Arístides Pimentel, el que manejaba la Cámara de Vídeo, y le presentamos las conclusiones del encuentro al Señor Obispo. Pero Pimentel, conseguida la entrevista, se presentó con nosotros y con dos periodistas que sacaron un importante reportaje en la «Folha de Sáo Paulo», el periódico de mayor tiraje de Brasil, tan importante como «El País» de Madrid. Te mando fotocopia para tu información. Ya que hablamos de reportajes te diré que aquí, de Brasil salió uno de primera página en el diario «Página 12» (que es muy leído).

Nuestro famoso Congreso Latinoaméricano, a pesar del esfuerzo desarrollado sufrió muchas ausencias, pero nosotros estamos muy contentos y a pesar de todo lo consideramos un éxito. La verdad es que los Brasileiros pusieron la infraestructura, pero la promoción fue totalmente nuestra, de Clelia y Jerónimo. No tuvimos más tiempo y no tuvimos los medios para esta promoción. Sabemos que Colombia y Ecuador, Perú, Uruguay y Bolivia habrían enviado representantes si no les hubiese resultado el viaje tan oneroso. Por lo tanto considero sin duda alguna que nuestro empeño fue exitoso y fructífero. Resultado: ya tenemos grupos formales en Méjico, Colombia, Ecuador, Paraguay, Uruguay, Brasil y Argentina. Tenemos además representantes en Costa Rica, Haití, Perú, Chile y Bolivia a los que habrá que potenciar. Nuestro empeño será constante, pero trabajamos con medios pobres. Ni siquiera podremos visitarlos personalmente este año, pues los pasajes nos resultan muy onerosos. Tendremos que manejarnos exclusivamente por correo, lo cual es sumamente engorroso. Por ejemplo, ayer recibimos un envío de «Rumos», del 27 de diciembre de 1989, es decir dos meses más tarde. Nunca se sabe cuándo llegan las cartas -si es que llegan- y menos cuando llega la respuesta -si es que llega-. Así resulta muy difícil trabajar en esta tarea de promoción para la que se necesitaría la visita personal. Clelia y yo tendríamos que viajar por toda Latinoamérica para ir constituyendo grupos en todos los países y ciudades donde fuera posible, pero ahora nos es imposible financiar tales viajes. Siempre estamos pensando en alguna «fundación» que lo haga posible. Mientras tanto seguimos vinculándonos lo mejor posible por medio del correo, pero reitero que esto tiene inconvenientes tales como que las empresas ya no se fían del correo oficial y emplean empresas «courier» que son, empresas privadas (mucho más caras) que se ocupan de la comunicación por carta.

Ahora tendremos que resolver el problema del próximo Congreso Latinoaméricano. Los Brasileños harán su Congreso Nacional en Belo Horizonte

(M. Gerais) en el 92. A nosotros nos parece que: a) Es un poco pronto -sería bueno en el 92 pero quizás necesitemos 3 años para organizarlo bien- o sea que habría que hacerlo en el 93. b) Belo Horizonte es equidistante, pero queda lejos de todas partes y sin comunicación directa. Por esto se me ocurre que sería más práctico intentar realizar el 2.° Congreso Latinoamericano en Colombia, ya sea en Bogotá, ya sea en Cartagena, porque así estaríamos más cerca de Méjico y de Centro América. Los países del sur: Chile, Argentina y Uruguay tendríamos que hacer el esfuerzo de mayor gasto y también Paraguay y Bolivia, pero creo que será provechoso alejar el evento de Argentina y Brasil.

Contrariamente, a lo que pensábamos, nos encontramos ahora con dificultades casi insalvables para sacar el pasaje aéreo hasta Ámsterdam, de modo que peligra nuestra participación en el 3.ef Congreso Internacional de no mediar algo providencial.

Clelia y yo no podemos faltar a Ámsterdam, después de este inicio Latinoamericano, tenemos necesidad de llevar la voz autóctona. Si tu eres el Delegado que envió el Comité, Clelia y yo somos los representantes de Latinoamérica, somos los únicos que conocemos personalmente a todos los grupos y los únicos que tenemos contactos en los países que aún no tienen al grupo formado. Como ser Perú, Chile, Bolivia y Uruguay, amen de un grupo en ciernes en Centro América y en Méjico. Es necesario que llevemos la voz de América. Tú puedes llevar el relato, pero nosotros tenemos que ser la voz.

(Desde Buenos Aires, Jerónimo y Clelia)

UN OBISPO ARGENTINO TOMA LA BANDERA

D. Jerónimo Podestá, 68, ex-obispo de Avellaneda, suburbio de Buenos Aires (Argentina), declara ser el único en todo el mundo entre los obispos que ha asumido públicamente la condición de «casado». Es además el vicepresidente de la «Federación Internacional de Sacerdotes Casados», entidad con sede en París (Francia), y ha viajado por todo el mundo para defender la abolición del celibato obligatorio, la ordenación de hombres casados y el derecho de todos los sacerdotes que optaron por la vida conyugal de ejercer el ministerio sacerdotal.

En Brasil hay cuatro obispos casados, pero sus nombres son mantenidos en secreto, según la Asociación «RUMOS». No están en actividad y cumplen silencio exigido por la Santa Sede. El dirigente de la Federación evitó hablar sobre el número de obispos casados en otros países. Para él, la defensa que hace del celibato opcional no infringe las orientaciones del Vaticano «porque ellos saben que sobre la ley está la conciencia».

Jerónimo Podestá, que tiene seis hijas adoptivas, dice que continuará defendiendo la participación de los sacerdotes y obispos casados en la Iglesia: «Alguien tiene que ir abriendo caminos en la selva, como un abanderado», declaró. Criticó la visión «esencialmente jurídica» de la Iglesia Católica.

«No queremos luchar contra la Iglesia, sino contra sus excesos jurídicos. Al fin, la Iglesia no tiene derecho de imponernos una decisión política, pues eso es falsear la esencia de la Iglesia», afirmó.

Jerónimo Podestá, casado desde 1972 con Clelia Luro, también dirigente de la Federación (los casados asumen el cargo conjuntamente en la entidad), viajó al Brasil para participar del 1.8` Congreso Latino-Americano. de Sacerdotes Casados. El jueves estuvo en la Diócesis de San Miguel Paulista, donde tuvo un encuentro con don Fernando Legal y le entregó un documento con las propuestas presentadas por los sacerdotes casados.

Jerónimo Podestá oyó de Fernando Legal la afirmación de que «la Iglesia no tiene miedo de la Verdad y está dispuesta a enfrentar los desafíos del mundo moderno». Fernando Legal destacó mientras tanto que «aquellos que asumen hoy otra misión en la Iglesia tienen que ser conscientes de su opción». Ese debate, dice, debe ser realizado en la Iglesia «en un clima de fraternidad y unión».

(Publicado en el periódico «FOLHA», de Sáo Paulo)

 

AMIGOS DE AMERICA LATINA

Nos parece de gran utilidad aumentar los intercambios entre vuestros Movimientos de Sacerdotes Casados y el nuestro. Para ello sugerimos:

a) Abrir una Sección fija en «Tiempo de Hablar» sobre «América-Latina».

b) Enviaros «Tiempo de Hablar» a cuantos deseéis recibirla. Enviadnos vuestra

dirección postal. Nos gustaría recibir, a cambio, vuestras publicaciones.

c) Que hagáis llegar a nuestra Redacción (c/. Sierra de Tornavacas, 6, 1°-B.

28031 Madrid) cuantos artículos y noticias de interés tengáis.

¿De acuerdo? Os esperamos.

EL MOCEOP